Blogia
BLOG AA. VV. Las Campas del Naranco

Entrevista a Adolfo Figares en el Comercio

Entrevista a Adolfo Figares en el Comercio

 

 

ADOLFO FIGARES PRESIDENTE SALIENTE DE LA ASOCIACIÓN DE VECINOS DE LAS CAMPAS
«He estado muy cabreado con el Consistorio y no he insultado a nadie»
«El tiempo pone a cada uno en su sitio; mientras yo me voy tras cuatro años de trabajo, Mortera está envuelto en un asunto que ni me atrevo a calificar»

La decisión es firme. Tras cuatro años como presidente de la Asociación de Vecinos de Las Campas, Adolfo Figares, abandonará el cargo el próximo 28 de febrero. Atrás quedan enfrentamientos con el concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, y «mucho trabajo y dedicación». Figares se va con el firme convencimiento de haber realizado una labor tranquila y logrado que los 1.300 vecinos del barrio se interesen por la asociación, aunque reconoce que «aún queda mucho por hacer». Todavía tiene «correa» para rato, pero «hay saber parar». Ahora dedicará todo su tiempo a su familia.

-Quedan dos semanas para que se celebre la segunda vuelta para la elección del presidente de la asociación, ¿le han presentado alguna candidatura?
-En la primera vuelta no hubo ninguna candidatura y, por eso, celebraremos una nueva asamblea el 28 de febrero. Estoy un poco más tranquilo porque el pasado miércoles me presentaron una candidatura. Es la única hasta ahora, pero aún puedo recibir más hasta el día 23. De momento, la asociación no se disolverá y esto es muy importante porque es el principal vínculo entre los vecinos y el Ayuntamiento. Los alcaldes de barrio, sin que se molesten, están puestos por el equipo de Gobierno y muchos ni se conocen, como ocurre en Las Campas. Son muy poco operativos.

-El Ayuntamiento coloca a los alcaldes de barrio, sin embargo a ustedes les han acusado de ser partidistas.
-Sí. Pero los alcaldes sí que tienen carné político y no pasan por ningún tipo de votación. A nosotros siempre nos han intentado ningunear poniéndonos en un lado u otro. Nos decían: «O estás conmigo o contra mí». Pero siempre nos hemos promulgado como un colectivo totalmente apartidista. Siempre hemos hecho gala de ello y pueden decirlo todos los grupos del Consistorio. Cuando hemos tenido que reivindicar algo, no hemos mirado al grupo político que estaba detrás.

-¿Cuál es el logro del que se siente más orgulloso?
-El primero es el desvío del vial Vallobín-San Claudio. Cuando creamos la asociación nos encontramos con un Plan General de Ordenación urbana (PGOU) muy agresivo y el vial pretendía pasar a escasos dos metros de las viviendas. Iniciamos denuncias, un sinfín de reuniones y presentamos alegaciones que nos rechazaron. Al final, el Ayuntamiento recapacitó y ese tramo se desviará, aunque a día de hoy no han empezado las obras. Hemos conseguido mantener la tranquilidad en Las Campas, uno de los principales valores.

-¿Y el tan reclamado centro de salud?
-Ese es el segundo logro del barrio. El centro de salud es una realidad que se inaugurará el próximo mes y que atenderá a toda la zona. El centro social y la pista deportiva, aunque son pequeños, también han sido un paso importante. Por lo menos, tenemos un sitio para que la gente se resguarde en invierno y un punto de encuentro para los jóvenes. Poco a poco vamos organizando actividades.

-En estos cuatro años habrá tenido frustraciones.
-Sí, el enlace entre Las Campas y la Florida. Son 200 metros de carretera para que se comuniquen los barrios. Las Campas está aislada y necesita una salida a Oviedo. No tenerlo nos condena a carecer de equipamientos y hay vecinos que se están marchando y vendiendo sus pisos por la falta de comunicación. Es el objetivo que más urge. Es frustrante porque el Ayuntamiento nos ha prometido en 15 ocasiones el inicio de las obras, pero no llega a un acuerdo con la promotora. El Consistorio no asume sus compromisos y las obras continúan sin realizarse. Hay un sinfín de retrasos injustificados. Encima el edil de Urbanismo no se quiere reunir con nosotros e insulta por la prensa. Hemos pedido una intervención en la Comisión de Urbanismo y en el Pleno y nos lo han denegado. Las asociaciones no tienen donde reclamar.

-Con la experiencia a sus espaldas, ¿haría algo de otro modo?
-No. Hago las cosas lo mejor que sé. Si no sale algo, me rodeo de gente que sepa pedir consejo e intentar dar solución. Puede que no alcance el fin, pero si lo haces lo mejor que sabes, te quedas tranquilo. No me arrepiento de nada.

-¿Tampoco del fuerte enfrentamiento con el concejal de Urbanismo, Alberto Mortera?
-El tiempo califica a las personas. A mí lo que me asombra es que todos estemos pagando a unas personas que se supone que son gente cualificada y versada a la hora de expresarse en público sin tener que llegar a la descalificación. He estado muy cabreado con el Ayuntamiento y nunca he insultado a nadie. No es necesario. Para mí fue una sorpresa que ha pagado mi familia.

-¿Por qué lo dice?
-Porque no es normal que a un representante de una asociación de vecinos que no cobra nada y que le cuesta esfuerzo se le insulte. Es de una desfachatez y de falta de sensibilidad política tremenda. El tiempo pone a cada uno en su sitio, me voy con cuatro años cumplidos habiendo sido elegido por los socios y este señor, que ha salido de un partido para meterse en otro, se ve envuelto en un tema que ni me atrevo a calificar. Con el tiempo ya se sabe quién es el jeta, como me llamó él. A mí ni me va ni me viene, pero Alberto Mortera me parece una persona muy poco fiable.

-¿Qué consejos le dará a su sucesor?

-Trabajo, constancia y rigor. Le diré que se documente bien en todo, porque así lo hemos hecho y es lo que da razón a las reivindicaciones. Con eso ya tendrá éxito. También deseo que los socios le apoyen tanto o más que a mí, y estoy seguro de que será así. Yo seguiré colaborando como socio y brindando mi ayuda en todo lo que pueda.

Entrevista y foto publicada en: elcomerciodigital.com
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres